la historia de "SuIgEtSu"

Escrito por sasukenarutosakura 07-06-2009 en General. Comentarios (0)

Suigetsu Hōzuki (鬼灯水月?) es un ninja de la Aldea Oculta de la Niebla que acabó como sujeto de prueba en los experimentos de Orochimaru. Tras sobreponerse a Orochimaru cuando intentó ocupar su cuerpo, Sasuke Uchiha liberó a Suigetsu, que se encontraba en forma líquida dentro de una gran cuba, en la guarida del sannin. Suigetsu retomó su forma humana cuando se derramó el líquido, y empezó a acompañar a Sasuke, puesto que este dice necesitarle en la tarea que ha de llevar a cabo. Suigetsu puede tomar una forma líquida o retornar a su forma normal en cualquier momento sin necesidad de usar ningún sello o pergamino.

Se ha visto que tiene admiración a los siete espadachines de la niebla (en especial a Zabuza con el que comparte dientes aserrados), y a sus espadas. Lo primero que hace al ser captado por Sasuke, de camino a buscar a Karin, es viajar al País de la Ola a la tumba de Zabuza para hacerse con su espada Kubikiri Houcho, allí depositada (pierde la espada en la batalla contra killerbee). Para manejar esta gran espada puede aumentar su musculatura cuando es preciso. No se lleva bien con Karin, la que dirigía otro de los laboratorios de Orochimaru. Tras encontrarse con ella, se dirigen a reclutar a Jūgo.

Al unirse a Sasuke, su objetivo es derrotar a Kisame Hoshigaki para quedarse con su espada Samehada. En su reunión tras la muerte de Orochimaru, el líder de Akatsuki denomina a Suigetsu como uno de los hermanos Hōzuki, y Kisame, como el sucesor de Zabuza el demonio. Tras el combate entre Sasuke y Deidara, invoca a Manda para recuperar a su compañero. Para ello, en lugar de usar su sangre sobre el pergamino de invocación, usa sangre que lleva en un pequeño bote. Esto deja claro que cualquiera puede usar un pergamino de invocación mientras sea con la sangre del individuo que firmó (con su propia sangre) con anterioridad. Posiblemente la sangre que utilizó Suigetsu sea sangre de Orochimaru (antiguo dueño de Manda), o de Sasuke, que aunque no se sabe si firmó el pergamino o no, es poco probable que mientras escapaba de la explosión de Deidara tuviese tiempo de sacar un bote de sangre para invocar a la poderosa serpiente.